LAS ISLAS INVENTADAS

viernes, 9 de febrero de 2018

Áyax (Poema)


















Áyax

Tu nombre llegó
por los aires
con el vuelo de un águila
y nadie se igualó a ti
ni en valor ni en bravura,
solo te hizo sombra,
tu primo,
el gran Aquiles
amparado por los dioses…

Tu gran escudo,
tu fuerte brazo,
y tu altura colosal,
en la guerra,
sirvieron de refugio a los aqueos,
y al frente de ellos
los teucros temblaban,
te temían
como al mismo diablo,
por eso
asombraste al propio Ares
con tu coraje,
pues eras solo un hombre,
un hombre,
y tu fuerza y tu valor,
venían solo de ti,
de un simple mortal…

No la quisiste,
rechazaste
la ayuda de los dioses…
“es de cobardes”,
dijiste,
y borraste de tu escudo
el búho de Atenea,
desechaste la muleta
que los dioses te ofrecían
y fuiste libre…
libre
como un ave.

Cientos de veces
arriesgaste la vida por tus compañeros,
rescataste
el cadáver del joven Patroclo
cuando el fiero Héctor
le mató,
y se lo entregaste al Pélida,
para que no quedara
en el campo,
allí
abandonado,
como una res
devorada por los perros…
del mismo modo,
rescataste
el cuerpo de Aquiles,
cuando ya comenzaba a enfriarse,
con la ayuda del astuto Odiseo…

A pesar de todo
no te concedieron la armadura
ni las armas
del Pélida muerto,
todos
se burlaron de ti,
Gran Áyax,
¿cómo no ibas a enloquecer?

Y cuando blandiste tu espada…
¿Cómo no ibas a confundir
a griegos con carneros?
¿Acaso,
tan diferentes eran,
a los carneros,
esos pobres mortales,
cegados por los dioses
y la avaricia de los hombres…?

Para no vivir en la deshonra,
pusiste fin a tu vida
con la misma espada
que Héctor te ofreció,
regalo
en honor a tu valor
y,
ni eso les gustó…,
y allí mismo,
los Átridas,
pensaron dejar tu cuerpo
para carroña de los buitres…
no lo quiso el taimado Odiseo
y al final acabaste en una fosa,
y hasta en el Hades,
dicen que tu alma anda sola
con los ojos llenos de odio…
Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.


2 comentarios:

  1. Un hermoso poema laudatorio sobre este legendario héroe griego que acabó loco y suicida. Me ha gustado mucho, querido Servilio, y lo comparto encantada. Besines y muy feliz noche de sábado.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, querida amiga, quizá un poco largo para mi gusto, pero ya sabes cuando uno comienza un poema nunca sabe lo que le puede salir jeje, en fin, vamos ha hacerle un poco de justicia al héroe contando su historia...
    Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar