LAS ISLAS INVENTADAS

lunes, 27 de marzo de 2017

OJOS DE SAL (Poema)
























OJOS DE SAL

El pelo lleno de espuma
una sola imagen que recordar
doblada llevaba el alma
y la mirada de sal,
cansados tenía los ojos
de tanto mirar al mar,
fue su amor,
el que por allí marchó
una mañana,
y no regresó jamás.




miércoles, 22 de marzo de 2017

EL POEMA (Poema)




















EL POEMA

El poema en ocasiones
es como ese pariente pobre
al que nunca sientan a la mesa,
es ese ser al que miran de reojo,
y de hurtadillas le sirven
un plato de sopa en la cocina.
El poema es el viejo cesto de mimbre
donde cada día vas arrojando
trozos, como basura,
que se desprenden de tu alma…
por eso el poema huele a sangre
y a fruta podrida,
y hace daño,
y apuñala
y mata
y hace vivir…
no obstante.
Siempre que termino un poema,
luego de escupir estos deshechos
me digo: éste será el último,
¿a qué escribir malos versos?,
¿para qué exponer a nadie a esta tortura?,
¿para qué inventar metáforas?
No está bien,
¿para qué acuchillar los ojos con palabras?
¿a qué llenar de pájaros los campos de barbecho?
Si por muchas golondrinas
que dibuje una mirada
jamás se oirá pasar el ruido de sus alas…
a pesar de todo,
hay un tambor que suena sobre el viento,
y llega hasta mi suave
música de hojas…
Siempre que termino un poema
me digo: éste será el último,
¿a qué escribir malos versos?
¿para qué inventar metáforas?
¿para qué exponer a nadie a esta tortura?,
siempre me lo digo, a sabiendas
que esto me será difícil de cumplir…
pues la palabra,
como un felino,
dentro de mi acecha.








martes, 7 de marzo de 2017

HIPATIA (Poema)
















HIPATIA

Aquel día, la turba enloquecida
por el odio fanático,
recorrió las calles buscándola,
era como un enjambre
de furiosas avispas…

La vieja Alejandría
tan acostumbrada
a las trifulcas religiosas,
como otra más, 
vio pasar sin inmutarse,
la comitiva de Cirilo
y sus centurias de monjes
en busca de Hipatia,
poco bien hicieron a Cristo esa jornada
aquellos salvajes con sotana,
ese día:
el credo masacró a la inteligencia
y la razón fue aniquilada por el dogma.
Tus verdugos te apedrearon,
te desmembraron
Rosa y Luz de Alejandría,
y quemaron tus restos,
con ello querían aniquilar tu ciencia,
borrar tus enseñanzas,
y apagar así para siempre tu recuerdo,
pero no lo consiguieron,
La Historia es terca,
la prueba es que hoy,
dieciséis siglos más tarde
tú luz Hipatia, como un faro,
llega hasta mi,
y su resplandor
encandila a este simple labriego. 






jueves, 2 de marzo de 2017

IDUS DE MARZO (Poema)





















IDUS DE MARZO


El poder, la gloria,
la prepotencia o la vanidad,
son cosas éstas ¡Oh César!
Que vendrán a ti, volando
como los pájaros
en busca de la mies,
más, cuando llegues a ser poderoso,
y tú fama
te encumbre en lo más alto,
cuándo sientas que flotas
bajo la púrpura de tu manto,
y que tus pies ya no son capaces
de tocar la tierra,
en ese momento, cuídate,
tiéntate la túnica,
y cuídate cuando pases entre la plebe
acompañado de tu séquito,
y si entre una gran multitud
llega hasta ti la voz casi apagada
de algún Artemidoro ofreciéndote
un nota escrita, no dejes de apartar
a quienes te escoltan
o, a los que serviles se postran ante ti,
atiende presto al mensaje,
lo demás puede esperar…
nada hay más importante,
el senado o pasar revista a tus legiones,
carece de importancia…
ante la gravedad de esa simple nota
que te muestra el Artemidoro
deja todo lo demás,
quizá para mañana sea tarde.